Menú

Curso de Yoga para personas con daño cerebral

por
Míriam
Avatar
24 junio, 2016

El pasado lunes 20 de junio dimos fin al curso de Yoga Adaptado para personas con Daño Cerebral de la Asociación ADACCA, en Cádiz. El curso se inició el 13 de Enero de 2016, aunque contó con un taller introductorio de cuatro sesiones durante el mes de noviembre de 2015 con idea de realizar una primera toma de contacto con los alumnos y que estos pudieran conocer y experimentar en qué consiste el Yoga y cuáles son las técnicas que se desarrollan durante las sesiones, así como los beneficios y efectos que pueden experimentar.

En este artículo vamos a exponer cómo ha sido el taller, qué objetivos tenía, cuál ha sido la metodología llevada a cabo y las conclusiones finales. Además, podrás encontrar algunas de las técnicas principales que hemos ido llevando a cabo  y los pilares filosóficos en los que se han sustentado. La idea es que aquellas personas que sientan interés acerca de cómo el Yoga puede adaptarse a personas con daño cerebral, puedan encontrar algunas líneas generales de trabajo.

Cualquier duda, sugerencia, opinión que pueda surgir durante la lectura del presente artículo, puedes realizarla en los comentarios o dirigirte vía email a laisladelyoga@outlook.com y estaré encantada de atenderla.

INTRODUCCIÓN

Como ya comentaba en mi anterior artículo acerca del daño cerebral, existen tantos síntomas y capacidades de personas con daño cerebral como individuos la presentan. A grandes rasgos se suele realizar una división orientativa según el aspecto de la persona afectado: en el aspecto físico, en el que pueden presentar  dificultades de movilidad de alguno de sus miembros (hemiplejia, hemiparesias, distonía, espasticidad, etc.) que afecten a los movimientos habituales como a la hora de caminar, de sentarse, de tumbarse, etc.; en el aspecto cognitivo, pueden aparecer problemas de concentración, de atención, de memoria, etc.; en el aspecto comunicativo, afasias en las que pueden no comprender la información que se les da, incapacidad de articular sonidos, etc.;en el aspecto emocional, puede existir tendencia a la depresión, intolerancia a la frustración, apatía, dispersión; en el aspecto social, los anteriores aspectos pueden derivar en problemas sociales como por ejemplo reacciones exageradas, descontrol emocional, timidez o baja autoestima por las dificultades ante las que se encuentran… En fin, un amplio abanico de capacidades que en cada individuo va a ser única e irrepetible.

El curso que hemos realizado se ha caracterizado principalmente por la heterogeneidad de los participantes. Atendiendo a los diferentes aspectos antes mencionado, han asistido personas que, en mayor o menor medida, han presentado algunos o varios de los problemas antes mencionados, encontrándonos en el mismo aula desde personas que, por ejemplo, en el aspecto físico, podían realizar de manera fácil las asanas propuestas, hasta personas usuarias de sillas de ruedas que han visto limitada su participación en las técnicas corporales y que han necesitado de adaptaciones de las técnicas para poder integrarse en la práctica.

Ante esta diversidad, he considerado imprescindible crear sesiones cuyas técnicas pudieran ser ejecutadas por el mayor número de alumnos posible, de ahí que no solo tomara técnicas propias del Hatha Yoga (asanas, pranayamas, mudras, bandhas), sino que he considerado imprescindible introducir algunas de otras sendas, como el canto de mantras (kirtan), el estudio de los conceptos e ideas de la filosofía y los principios del yoga (satsang, siempre adaptado a los conocimientos y capacidades cognitivas de los alumno), o la introducción de algunos mudras propios del Kundalini Yoga.

Pero, además, para poder realizar una práctica con un grupo tan heterogéneo, es imprescindible saber cuál es el motivo de la misma. En este caso, teníamos presente que la finalidad era, sobre todo, la integración de estas personas en actividades cotidianas como puede ser esta práctica y, además, beneficiarse de algunos de sus efectos terapéuticos como es el de la relajación y el bienestar. Si hubiéramos planteado como objetivo la mejora específica de algunas de las patologías presentadas, o enfocarnos a un trabajo físico, cognitivo, emocional de manera concreta, el curso, indefectiblemente, habría tenido que modificarse y, en estos casos, hacer una división de alumnos según sus necesidades y capacidades.

Este punto, como digo, es muy importante valorarlo y tenerlo en cuenta, ya que afectaría sin dilación a la estructura y el contenido de la programación. Es por ello que vas a encontrar aquí técnicas muy accesibles y sencillas, con la idea de presentar unas sesiones en las que todos puedan disfrutar, beneficiarse y sentirse en la medida de lo posible implicados y activos.

¿Cuáles han sido los objetivos de este curso?

Cuando diseñamos un taller o un curso de Yoga, debemos tener presente qué objetivo (o qué objetivos) son los que queremos conseguir a través de ellos. Normalmente existen uno o dos principales y después podemos desarrollar otros secundarios. Para eso, tenemos que conocer cuáles van a ser los integrantes del taller o del curso, lo que desean y más aún lo que necesitan y cuáles son sus propios objetivos. En el caso del taller que hemos realizado, los alumnos buscaban sentirse bien, tranquilos y disfrutar de la práctica; sin embargo, los terapeutas pudieron encontrar en la misma la realización de diferentes objetivos individuales que se podían apoyar en la práctica del Yoga, por ello, aparte de los objetivos que expongo aquí, cada uno de los participantes estuvo trabajando con el suyo propio. Estos objetivos individuales iban desde la relajación de algún miembro, mantener la postura sedente sin apoyos, hasta prestar atención, intentar relajarse, etc.

Objetivo principal

El objetivo principal del curso ha sido:

  • Conocer y valorar el Yoga como vía de autoconocimiento de los distintos aspectos del ser (cuerpo, mente, emociones, espiritualidad) y
  • emplear sus técnicas para experimentar el estado natural de equilibrio, armonía y relajación del Ser íntegro.

Es decir, toda la práctica completa ha estado orientado a dar a conocer la práctica del Yoga, a valorar cuáles son sus beneficios en los distintos aspectos del ser y de qué manera se pueden emplear sus técnicas para poder conseguir este primer punto.

Objetivos secundarios

Aunque aquí los pongamos como secundarios, la realidad es que tienen tanto o más peso que el objetivo principal, porque es a través de ellos como vamos a convertir en una realidad los objetivos principales. Aquí los dividimos en varios niveles o aspectos, de manera que integren al mayor número de usuarios posible:

  • Dar elasticidad, fortalecer, estirar y relajar la musculatura estática, responsable del mantenimiento del tronco en posición sedente y la musculatura dinámica, responsable de los principales movimientos del cuerpo.
  • Ampliar el rango de movimiento articular por medio de los diferentes ejercicios.
  • Mejorar la propiocepción a través de las diferentes prácticas.
  • Estimular el uso de los distintos sistemas y aparatos del cuerpo, como el digestivo o el fonador.
  • Realizar de manera apropiada y con las debidas modificaciones las distintas asanas, karanas y técnicas propuestas en las sesiones.
  • Mejorar las distintas capacidades cognitivas como la memoria, la concentración, la atención o la inteligencia.
  • Mejorar la expresividad y la identificación de las emociones, tanto a nivel físico, a través de la gestualidad, como a nivel cognitivo, a través del reconocimiento e identificación personales.
  • Fomentar el sentimiento de unión y de pertenencia al grupo, mediante técnicas realizadas en conjunto.
  • Valorar las propias capacidades y aceptar las limitaciones como parte de nuestra propia idiosincrasia y singularidad, realizando un trabajo adaptativo.
  • Aceptar el momento actual en el que nos encontramos, con las dificultades que se nos presentan por las distintas circunstancias que hemos vivido.
  • Identificar, conocer desarrollar distintas cualidades como la paz, la bondad, el agradecimiento, la aceptación, el amor desinteresado, la experiencia vital, el sentido de unión.
  • Fomentar la iniciativa a una actitud de autorregulación y autocontrol, a través de la elección propia de las adaptaciones personales en las posiciones.
  • Valorar la práctica del Yoga como una vía de autoconocimiento, de encuentro interior, y como un medio a través del cual, partiendo de la propia realidad presente, es posible desarrollar una conciencia más amplia del mundo que me rodea y de mi propio ser.

¿Cómo ha sido estructurada la sesión?

Para la consecución de todos estos objetivos, es de vital importancia una práctica constante y continuada en el tiempo. Son muchos los objetivos planteados, más aún cuando una de las características principales de las clases ha sido la heterogeneidad de los alumnos, cada uno con sus propias circunstancias personales. Esto ha implicado crear una estructura de clase en la que todos los alumnos, según sus posibilidades, pudieran participar en mayor o menor medida, y, además, llevar a cabo el cumplimiento de los objetivos anteriormente expuestos. Por lo que el patrón formulado es el siguiente:

Estructura de la clase

Cuando llegamos, dedicamos unos minutos a terminar de acomodarnos y, en posición sedente, comenzamos a centrarnos para prepararnos en el inicio de la práctica. Se realiza una pequeña meditación que lleve a la calma y al estado de paz y al desarrollo de la conciencia. Comenzamos a identificar nuestro cuerpo, nuestros pensamientos y nuestro estado de ánimo, para llevarlos a la paz, la calma y la armonía.

El Saludo Reverencial simboliza y da inicio a la práctica del Yoga. Los alumnos muestran su respeto por la práctica, por los compañeros y por su propio ser.

En este momento se presenta el tema o el objetivo al que va a ir dirigido la clase. En el curso que nos ocupa, los temas de clase han ido orientados al desarrollo de determinadas cualidades y a la explicación de puntos de vista y de conceptos que permitan a los alumnos tener una visión más amplia de su propia realidad y de su entorno y de cómo pueden interactuar con ambos de forma pacífica y eficiente. Ideas como la vida, la existencia, el amor desinteresado, la percepción positiva de uno mismo, el sentimiento de unión con el todo, etc. son las que hemos ido desarrollando.

El Hatha Yoga es el Yoga Físico, las siguientes técnicas responden a esta senda, y se realizan siempre por y a través del cuerpo y de la mente consciente.

Se comienza con la movilización de las articulaciones, para preparar al cuerpo en las siguientes técnicas y para estimular los puntos energéticos que se trabajan en la práctica de disciplinas como el Yoga.

Seguidamente se realiza la secuencia del Saludo al Sol: una serie de asanas entrelazadas que ayudan a energizar y calentar el cuerpo, para la preparación de las otras técnicas.

Tras el saludo, llega la realización de las diferentes asanas. Este es el momento en que se realizan las diferentes técnicas propuestas para las asanas. Pueden ser secuencias (como el saludo de la paz) o bien, trabajamos cada semana incidiendo en algún tipo de movimiento vertebral como flexión, lateralización, extensión, torsión, etc., o alguna capacidad como fuerza, resistencia, coordinación o flexibilización. No obstante, en todas las sesiones se recogen asanas que fomenten todas estas destrezas y capacidades.

Ejercicios de control de la respiración. Jugamos con sugestiones mentales para modificar y controlar los diferentes tiempos en que se produce cada una de las fases de la respiración, así como para desarrollar la capacidad pulmonar y el control respiratorio que incida en una mente relajada, y un estado de ánimo pacífico.

Estas técnicas se van intercalando entre la ejecución de las asanas. Determinadas posiciones del cuerpo o de las manos, nos ayudan a formar los mudras (gestos que estimulan determinadas zonas del cerebro para conseguir ciertos estados y procesos cognitivos); el canto de Mantras (kirtan), o la realización de acciones de purificación ( Boca de León) para armonizar la energía y centrar la mente.

La relajación es el punto en el que se integra toda la práctica. En la relajación terminamos de soltar todas las tensiones que puedan haber quedado y dedicamos el tiempo a aprender a soltar y a relajar completamente el cuerpo y la mente, y a interiorizar los distintos principios y cualidades en los que se basa la práctica del Yoga.

Las conclusiones tras el curso

Esta valoración difiere bastante de la uqe he realizado como informe para la Asociación. Aquí mi valoración va a versar desde el punto de vista como instructora, para que otros instructores que accedan a este documento puedan orientarse y conocer c´´omo se desarrolló la práctica, de manera que pueda servir de ayuda o de referencia mi propia experiencia.

En general, he de decir que el balance ha sido muy positivo. Puedes imaginar el reto que supone afrontar las sesiones con un grupo de estas características, donde puedes encontrar una gran diversidad de capacidades y cada una diferente en cada persona: desde alumnos con una movilidad bastante aceptable, a otros en silla de ruedas; algunos alumnos muy participativos, otros absolutamente dispersos, etc. Cada sesión suponía un reto ya que la idea era que todos pudieran sentirse en mayor o menor medida integrados en la práctica.

Yo soy instructora de Yoga, pero como todo instructor, también conozco las técnicas de otras sendas, que esta vez me han servido para que durante la práctica todos participaran en todo momento, y los que tenían más limitaciones pudieran verla adaptada a ellos y, aunque en algunos casos era imposible que pudieran participar, se sintieran integrados la mayor parte del tiempo posible. Así que decidí incorpoprar el canto de mantras, la ejecución de mudras sencillos y meditaciones sobre ellos, así como cuentos y relatos acerca de algunos principios del Yoga, actitudes, y demás. En la mayoría de las ocasiones, fueron muy bien integradas y aceptadas, dando incluso un ´cariz lúdico a la práctica en la que todos pudieron disfrutar bastante.

Desde que nos vimos la primera vez, hasta el momento en que hemos finalizado, he ido viendo como los alumnos han ido evolucionando. Algunos venían ya desde el primer día muy motivados, pero otros alumnos, que en un primer momento parecían estar más dispersos, han conseguido centrarse mucho más, los momentos de nerviosismo o tensión se han reducido bastante y han conseguido disfrutar de la práctica con mayor plenitud.

Sí que es cierto que he visto que podría ser más interesante si para el próximo curso conseguimos hacer algunas divisiones grupales, porque muchos de los alumnos pueden conseguir mejores avances si trabajamos con aspectos específicos. Este punto lo he dejado abierto a la asociación y a valorarlo para próximos encuentros.

A continuación, puedes ver la guía que al finalizar el curso he entregado a los alumnos con objeto de que continúen con su práctica, y donde recojo algunas de las ideas y principios osbre los que hemos trabajado. Los textos están inspirados en las obras de Osho, Vida, amor y Risa y el A,B,C, de la Iluminación.

 


TOMANDO CONCIENCIA

Guía práctica de técnicas del Yoga

Presentación

“Yoga” significa Unión.

  • La unión de los distintos aspectos del Ser y
  • la unión del Ser con el Todo.

Y también significa las técnicas que fueron desarrolladas para conseguir dicha unión.

Practicar Yoga es profundizar en nuestro Ser, desarrollar nuestra Conciencia para indagar dentro de Nosotros, conocer quiénes somos, explorar cada parte que nos forma (el cuerpo, la mente, las emociones, la energía, el espíritu, la Conciencia…) y descubrir cuál es nuestra verdadera realidad.

Cuando practicas Yoga, sintonizas cada aspecto de tu Ser, por eso nos sentimos tan bien, porque encontramos el Equilibrio y la Armonía, y contactamos con nuestra Fuente.

Estas técnicas que encontrarás aquí son solo una vía para que puedas conocerte un poco mejor, y disfrutar de quién eres, aceptando tus limitaciones y reconociendo tus capacidades. No importa hasta dónde puedas llegar, solo importa que disfrutes del Camino.

Esta es una pequeña guía, donde he recogido las técnicas principales que hemos ido trabajando en clase, y alguna de las ideas y valores de los que hemos explicado y en los que hemos trabajado.

Ahora queda en tus manos continuar en este camino…

LOS SALUDOS

El Saludo Tibetano

La vida es algo que te está sucediendo ahora. Aquí, ahora mismo, en este instante, la Vida se está manifestando. En el latir de tu corazón, en tu respiración, en la sensación de esta hoja en tus manos, en los pensamientos que surcan tu cabeza. Todo ello forma parte de la vida, de tu momento presente, de este instante único e irrepetible.

Tu Conciencia te permite vivir la vida, vivirla con total plenitud. Tu conciencia en el momento presente, aquí y ahora, te lleva a la verdadera realidad de la Existencia, este momento contínuo en el que disfrutamos de la vida, en el que nos damos cuenta y mantenemos los ojos abiertos para estar, simplemente Ser y Estar.

 

Saludo Tibetano con Texto

 

Comenzamos nuestra sesión en posición sedente y relajándonos, dejando atrás todos los problemas, preocupaciones, tensiones, para centrarnos en el Aquí y el Ahora.

Tras unos minutos respirando, colocamos las palmas de las manos juntas, frente al pecho, y realizamos el Saludo Reverencial: Sudina Namaskara [Me prosterno ante la luz que hay en ti].

Y entonces, nos abrimos a la práctica a través del Saludo Tibetano, permitimos que nuestros pulmones se expandan y nos comenzamos a llenar de energía.

 

El Saludo al Sol. Surya Namaskara

La vida es como un lienzo en blanco: puedes decidir cargar con el lienzo a cuestas, o puedes girarte y llenarlo de miles de colores y formas.

Desde la posición del Bastón, exhala y lleva tus manos al corazón en Anjali Mudra, inspira y eleva los brazos hacia arriba, exhala y toma tus pies. Inspira y apóyate en las rodillas. abre bien el pecho. Exhala y vuelve a tomar tus pies.

 

Saludo al sol Circular

 

Inspirando, eleva el tronco hacia Dandasana, exhalando, alarga hacia arriba el tronco. Inspira, desplazas tus manos hacia atrás y apoyándote en ellas abre bien el pecho. Exhalando, dirige tus brazos hacia el techo y flexiona un poco las rodillas. Inspira y apóyate en las rodillas. Abre bien el pecho. Exhala y toma tus pies. Inspira y eleva los brazos hacia arriba. Exhala y vuelve a la posición del Bastón, con las manos en Anjali Mudra. Repite todo el proceso dos veces más.

Puedes hacerlo colocando una pierna sobre la otra en una vuelta, y después al revés.

Los Gestos de la Paz

La vida es vivir. Es un proceso. La única forma de conocer la vida es viviéndola, estando vivo, fluyendo con ella. La vida no te está esperando en ninguna parte, te está sucediendo ahora. Está en tu respiración, en la circulación de tu sangre, en el latir de tu corazón. Se encuentra burbujeando en tu interior.

El amor es respeto, es un tremendo respeto hacia todos los seres, las cosas y los fenómenos. El amor no quiere que nada cambie, sino que ama las cosas tal y como son. Aceptamos a nuestros seres queridos con sus defectos y sus virtudes, y los amamos con ellos, cuando aceptamos, podemos sumergirnos en el océano del amor.

Gestos de la Paz Texto

Siéntate en una postura cómoda y estable, con la espalda bien alineada.

Brahma Mudra: Inspira con el rostro en el centro, exhala y dirígelo hacia la derecha, inspira y vuelve al centro, exhala y dirígelo hacia la izquierda. Hazlo varias veces.

Rishi Mudra: Inspira y gira el tronco hacia la derecha, mirando por encima del hombro, hacia atrás. Mantén varias respiraciones, y luego hazlo hacia el otro lado.

La Valentía: con la mirada serena, al frente, una mano sobre la otra, levanta una de ellas y colócala con la palma al frente, a la altura del hombro, varias respiraciones; después la otra.

La flor de Loto: Con las manos frente al pecho, como si cogieras una bolita, ahueca las palmas inspirando; y exhalando, presiona las palmas y separa los dedos.

La Concentración: coloca los dos brazos rectos frente a ti, con los pulgares levantados. Mira al pulgar izquierdo y sin dejar de mirarlo, ve alejando el brazo derecho hacia la derecha y date cuenta. Cuando lo hagas con los dos, ahora mira a ambos dedos y dirige tus brazos hacia arriba por encima de tu cabeza. Mantén la mirada en el centro y abre los brazos lateralmente, intentando no perder de vista a ninguno. Descansa los brazos.

Bidalasana: sentado, o a gatas, inspira con el tronco recto y exhala arqueándolo y metiendo el ombligo hacia dentro.

Reverencia: desde el Gato, deja caer tu tronco en la Reverencia, relajándote, o bien desde la posición sedente puedes colocar un cojín grande (o una silla) y dejarte caer en él.

Círculo de Respiración: Vuelve a sentarte en posición sedente, imagina en tu vientre un círculo de energía, y lleva tu respiración a él, dibujando con tu respiración un círculo contínuo.

Las Asanas

La montaña Sagrada

¿Estás ahí? ¡Mantén los ojos abiertos! Date cuenta de que estás aquí. Pronuncia tu nombre, llámate a ti mismo, no te olvides de que estás aquí y ahora. Despierta de tu sueño y recuérdate a cada instante que estás aquí.

 

La Montaña Sagrada

Desde la posición sedente, con tu base bien asentada, coloca las palmas juntas o bien entrecruza los dedos y dirígelos enérgicamente hacia arriba, alargando toda tu figura.

Apertura lateral

Libérate de los círculos de limitación que existen en tu vida, aquellas creencias que te llevan a pensar que no puedes hacer algo, o que no puedes cambiar algo. Rompe las barreras que la sociedad, o que tú mismo te has puesto. Recuerda que el límite está en el cielo.

Apertura Lateral

 

Desde la posición sedente, inspira y eleva tu brazo derecho hacia el techo, y luego, en una exhalación, déjate caer lateralmente. Juega a desplazar tu mano izquierda por el suelo, para profundizar la apertura lateral.

La postura de Varuna

El mundo es un lugar de Ecos. Lo que arrojas al mundo será lo que recibas. Si arrojamos ira, ira obtendremos; si arrojamos amor, amor recibiremos. Aquello que damos al mundo nos vuelve rebotado a nosotros. Por eso, dad lo mejor de vosotros al mundo, porque recibiréis lo mejor del mundo en vosotros.

 

La postura de Varuna

Varuna es el dios de las aguas, y de la moral y la ética. En esta posición, apóyate sobre una pierna, o sobre el suelo, y si tus caderas se levantan, utiliza un punto de apoyo como un bloque de corcho o similar. Mantén varias respiraciones aquí.

La torsión de Marichy

Ámate a ti mismo. Cuando hay amor dentro de ti, entonces puedes dar amor a los demás, por eso, ámate a ti mismo, pues si no hay amor dentro, ¿cómo puedes compartir algo que no tienes dentro de ti? Por eso, ámate para sentir el verdadero amor, para poder compartir el verdadero amor.

 

Torsión de Marichy

Siéntate con las piernas estiradas, flexiona la pierna derecha y colócala pegada a ti, o crúzala por encima de la izquierda con la planta del pie apoyada en el suelo. Abraza esa pierna con el brazo izquierdo, gira el tronco y mira por encima del hombro derecho, manteniendo varias respiraciones, para luego hacerlo hacia el otro lado.

Media cola de pez

Toma contacto con la existencia tanto como te sea posible. Siéntate junto a un árbol, abrázalo y siente que os estáis fundiendo. Báñate en el agua, cierra los ojos y siente el contacto de las gotas con tu piel… Encuentra lugares y momentos donde puedas relajarte y unirte con alguna otra energía, de cualquier forma -un hombre, una mujer, un gato, un perro, un árbol…- y cuando lo lleguéis a sentir, te sorprenderás de lo que te has estado perdiendo en la vida, ya que es una gran experiencia e nosotros. Un crepúsculo, un amanecer, la luna, las nubes, siente la unión con ellas, pues te darán grandes experiencias.

Media cola de pez

 

Sigue las indicaciones para la posición de Marichy, pero manteniendo la pierna derecha apoyada en el suelo, flexionada.

La pinza y la Media Pinza

Las dificultades están siempre. Son parte de la vida, y es bueno que estén ahí, de lo contrario, no podríamos haber evolucionado. Cada dificultad es un desafío. Os provocan a trabajar, a pensar, a encontrar alguna forma de superarla. El mismo esfuerzo es esencial. De manera que acepta las dificultades en tu vida como si fueran bendiciones, pues es la manera en que vas a crecer en todos los aspectos del ser.

 

La pinza

 

En la postura del bastón, flexiónate desde las caderas para alcanzar los pies. Puedes flexionar un poco las rodillas o ayudarte con una cinta o lazo. Puedes realizar la Media Pinza, manteniendo una pierna flexionada y la otra extendida, y luego con el otro lado.

Boca de León

Eres singular. Eres una persona única e irrepetible que ha nacido y que está aquí y ahora. No hay necesidad de compararte con nadie, del mismo modo en que no hay necesidad de comparar una rosa con una margarita, pues ambas son distintas y es precisamente esas singularidades las que las embellece. Encuentra en ti y en cada cosa la singularidad y no las semejanzas, porque eso es lo que te hace único y especial.

Boca de León

 

Toma una gran bocanada de aire, y expúlsalo con fuerza, rugiendo como un león y sacando la lengua lo que puedas y dirigiendo la mirada al entrecejo.

 

El nido de los vientos

Cuando aprendes a amar, lo aprendes todo. Si no has amado, has desperdiciado tu vida. El amor es el color en la vida: lo gris se vuelve en un hermoso arcoíris explotando en mil colores. El amor cambia tu visión del mundo, cambia el mundo. La música suena, la vida se convierte en una celebración.

Nido de los vientos

 

Tumbados bocarriba, lleva tus rodillas flexionadas hacia tu pecho, y abrázalas con ambas manos. Puedes abrazarlas por encima de las rodillas, o por los muslos. Balancéate suavemente de un lado al otro, masajeando tu zona lumbar. Si notas incomodidad en el cuello, puedes usar un pequeño cojín.

Activación del Torso

Amanece un nuevo día. A veces pensamos que los día son iguales unos a otros, pero no es cierto. Cada día es diferente, y si no lográis ver la diferencia, es que no veis bien. La existencia la repetición no existe, siempre es nueva, es la mente la que te hace creer que los días son iguales unos a otros, sin embargo, solo es porque no estás atenta. La vida siempre está llena de colores, de miles de matices y formas… ¡Descúbrela!

 

Activación del Torso

Desde Shavasana, colocamos la planta de los pies en el suelo y las manos detrás de la cabeza. Inspiramos y apretamos el suelo pélvico (como si quisiéramos aguantar las ganas de ir al baño), apretamos el ombligo hacia dentro e intentamos incorporarnos para mirar el ombligo. Al exhalar volvemos a dejarnos caer y soltamos todo.

El Puente

Disfruta de los cambios. Todo cambia, todo fluye. Nada es igual de un instante a otro. Agradece todos los cambios que se producen en tu vida, pues cada uno de ellos encierra una profunda enseñanza. Disfruta simplemente del presente, de lo que sucede ahora. Mañana puede cambiar todo, y entonces disfrutaremos de lo que suceda mañana. Disfruta del cambio, de la permanente impermanencia.

 

Puente texto

 

Tumbados en Shavasana, con las manos junto al tronco, coloca las plantas de los pies en el suelo. Inspira y ve despegando, vértebra a vértebra, tu columna; exhala y ve bajándola vértebra a vértebra de nuevo. Usa tus manos para impulsar el movimiento hacia arriba y hacia abajo.

El Pilar

Deja que el amor se convierta en tu pilar. Cuando amas a la vida, la vida se convierte en una veneración. La vida te es dada, te encuentras en total plenitud. Ama sin condiciones, ama universalmente, convierte el amor en tu oración. Mira a los demás sin miedo, confiando como confías en tu ser amado.

El Pilar

 

Desde Shavasana, pasa a la posición del puente, y coloca las manos bajo las caderas, o a una altura que te sea cómoda, para que se conviertan en tu apoyo. Desde esta posición, eleva las piernas hacia arriba, como si quisieras sujetar el techo. Si notas que se te cansan las piernas, puedes elevar primero una, mantener unas respiraciones, y luego la otra. También puedes cruzar los pies.

La Mariposa extendida

Cuando ves a través del amor, entonces ves la realidad tal cual es. El amor es abandonarse al Universo, abandonarse en sus brazos, en total unidad. La existencia y tú fluís de la mano, os unís, os mezcláis y entonces la parte se convierte en el Todo y el Todo en la parte, formando una unidad, eso es el Amor.

 

Mariposa Extendida

Tumbados en Shavasana, coloca las plantas de los pies en el suelo, y deja caer cada rodilla a un lado, de manera que puedas colocar las plantas juntas. Ahora dirige tus brazos hacia atrás, por encima de tu cabeza. Cuando inspires, abre completamente el cuerpo, ensanchando el tórax y separando las rodillas (como si quisieras tocar el suelo con ellas). Al exhalar, lo relajas todo…

Shavasana

En la vida hay una única certeza: algún día vamos a morir. Es de lo único que podemos estar seguros. Son las dos alas de un mismo pájaro. Sin la muerte, no podría existir la vida, y cuando te das cuenta de que la Muerte está presente, entonces empiezas a vivir intensamente, disfrutando de la vida como nunca lo has hecho. Y un solo instante de vida vivido plenamente equivale a toda la eternidad. Por eso, cambia tu enfoque… aprende a vivir a cada momento y a morir a cada instante.

Shavasana

Túmbate boca arriba, con las piernas y los brazos ligeramente separados del cuerpo, y las palmas de las manos hacia arriba. Si notas molestias en el cuello, coloca la cabeza sobre una almohadita, y si es en la zona lumbar, pon debajo de las rodillas un cojín. Ve relajando todo tu cuerpo y observando tu respiración… Sin hacer nada más que observar cómo el aire entra y sale…

 

VIDA, AMOR Y RISA

Toma contacto con la existencia tanto como te sea posible. Siéntate junto a un árbol, abrázalo y siente que os estáis fundiendo. Báñate en el agua, cierra los ojos y siente el contacto de las gotas con tu piel… Encuentra lugares y momentos donde puedas relajarte y unirte con alguna otra energía, de cualquier forma -un hombre, una mujer, un gato, un perro, un árbol…- y cuando lo lleguéis a sentir, te sorprenderás de lo que te has estado perdiendo en la vida, ya que es una gran experiencia e nosotros. Un crepúsculo, un amanecer, la luna, las nubes, siente la unión con ellas, pues te darán grandes experiencias.

rumi sedente

¡Y celebrad! Las cosas pequeñas hay que celebrarlas. Cada acto en tu vida, es una celebración. Cocinar, caminar, sonreír, andar, ducharse, practicar Yoga…

Cada acto como una celebración.

Om

Shanti, Shanti, Shanti

Hari Om.

En memoria a Jesús. Que donde esté la música, esté tu Presencia.

Hari Om Tat Sat.