Menú

Las asanas del Otoño

por
Míriam
Avatar
16 enero, 2016

Hemos comenzado el invierno, las nuevas asanas se incorporan a las sesiones de Yoga, sin embargo, no debemos olvidar el pasado otoño, en el que creamos la base donde construiríamos el siguiente estadio del curso. Aquí tienes todas las asanas que hemos ido viendo durante el Otoño. Tenlas presentes porque sobre esta base continuaremos durante el Invierno, profundizando en cada una de ellas. También dispondrás del .pdf para que puedas descargártelas.

 

El Yoga en el Otoño

El Otoño es una estación de cambio, transformación y final. Todo nuestro organismo se prepara para la llegada del frío invierno, en el que nuestro entorno se convierte en un lugar inhóspito, y es a partir de nosotros, de nuestro interior que hemos de sobrevivir.

Las plantas, los animales, comienzan a replegarse durante esta estación. Los frutos maduros se disponen a caer en la tierra para comenzar un nuevo ciclo para el año que viene. De igual modo, nosotros nos preparamos para dar fin a este ciclo y prepararnos para el siguiente. Podemos sentir, en ese proceso, desequilibrio, inestabilidad; pueden aparecer problemas digestivos, molestias en las articulaciones, dolor de cabeza, falta de concentración, mente dispersa, depresión leve, etc. Todo ello responde a esos cambios que también suceden en nosotros: todo nuestro ser se prepara para un nuevo ciclo.

A través del Yoga podemos recuperar parte de ese equilibrio perdido. Durante el Otoño, cultivamos en nuestro cuerpo, de forma suave y equilibrada, una sensación de armonía, ecuanimidad, paz y calma en nuestro cuerpo-mente, dándonos las herramientas necesarias para entender qué nos sucede y para afrontar la estación que llega y que termina. Abrimos la puerta al Ser para prepararnos para el Invierno donde nutriremos las simientes que hemos recogido durante el Otoño, para que florezcan más adelante en la Primavera…

Las asanas del Otoño

Aquí tienes las asanas que hemos ido trabajando durante el Otoño, que van a permitir equilibrar todo tu sistema, tu mente y tu energía, van a darte la aptitud necesaria para afrontar esta estación de caos y cambio y van a dejarte una sensación de calma y bienestar que te ayuden a afrontar todas aquellas circunstancias inherentes a esta época de cambio.

Comenzando con la Montaña, encontrarás la fortaleza y la actitud centrada en el Árbol. El Triángulo lateral te permitirá abrir y flexibilizar dos de tus centros principales y te equilibrará energéticamente. Con Prasarita continuarás tonificando y flexibilizando tu columna y fortaleciendo tus piernas, además masajearás tus vísceras, que ven ligeramente beneficiadas por la posición casi invertida de la postura. De ahí, al dirigirte a Upavistasana, abrirás tu zona pélvica para llenarte de energía y bienestar..

De las cuclillas, el cuerpo se prepara para obtener concentración, fuerza y decisión a través de la Silla. Que será antesala de otro equilibrio en el Águila, donde se abrirá la parte posterior de tu cuerpo, separando intensamente los omóplatos, y preparándote para una ligera torsión de caderas y una disposición de tus piernas en rotación interna que te ayudarán a obtener mayor flexibilidad en la articulación pélvica: vas hacia el Avestruz. Del Avestruz, el Triángulo Invertido, irrigará tu columna vertebral y permitirá mantenerla joven y sana, además, equilibrará tu mente y tu organismo.

Continuando con nuestro equilibrio, la Puerta, permitirá seguir estirando ambos lados de tu cuerpo, que te ayudarán a sentirte más flexible y con una mejor respiración. De ahí pasarás a la Cobra, postura de apertura por excelencia, que mejora tu actitud positiva ante la vida y te da fuerza, vitalidad, control y sabiduría.

En la Pinza, encontrarás la paz y el sosiego y te introducirás en tu mundo interior y cognitivo para descubrir qué sucede en ti, además de aportarte gran descanso. De la Pinza, pasarás a las invertidas: el Delfín, la antesala a la postura Sobre la Cabeza, que te ayudará a mejorar tus capacidades cognitivas, y a prepararte para los estados superiores del Yoga (Interiorización, Concentración y Meditación) y, en seguida, podrás pasar a la Invertida, la reina de las asanas, que te darán el equilibrio que necesitas para que tu organismo y tu ser funcionen a pleno rendimiento.

Y después de ello, el ansiado descanso en Shavasana.

Durante tu práctica, recuerda cultivar los principios de Consciencia, Atención y Ecuanimidad, para permitir que todo tu Ser se integre en la práctica. Consciencia de ti misma y de tu entorno, Atención a cada movimiento, a cada aspecto y Ecuanimidad para no apegarte a lo que te gusta ni a lo que te disgusta.

HARI OM

Las asanas del otoño

El Yoga en el Otoño

Licencia de Creative Commons
Las asanas del otoño by Míriam Rodríguez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.