Solsticio de Invierno: eligiendo nuestros Propósitos

El Solsticio de Invierno es uno de los puntos claves que tienen lugar durante las Estaciones. Marca el fin de un ciclo, en el que la noche lo envolvía todo, para dar comienzo a una nueva etapa en la que poco a poco el Sol estará más presente en el firmamento. Ya ha terminado el cambio de dirección energético en la Naturaleza, y ahora somos nosotros quienes llevamos la luz en nuestro interior y continuamos con la Existencia. Ahora nosotros somos quienes nos manifestamos y danzamos para y por la Naturaleza, para y por el Todo…

Esta noche tiene lugar el Solsticio de Invierno. Finaliza una etapa de transición y cambio, que vivíamos en el Otoño para dar comienzo a un nuevo momento en el que la Naturaleza y nosotros nos preparamos para los nuevos propósitos del ciclo que entra y que acaba de comenzar.

Observa tu alrededor: los árboles ya han perdido sus hojas; la tierra húmeda parece yerta, sin vida; las aves han emigrado en busca de lugares más cálidos, los animalillos e insectos se cobijan en sus madrigueras para pasar el frío invierno. Todo parece haberse apagado, haberse detenido… A simple vista, un halo de soledad y tristeza parece haberlo envuelto todo.

Sin embargo, si observas atentamente, dejando a un lado las simples apariencias, comprenderás que, en realidad se trata solo de eso: de simples apariencias. La vida no se ha detenido, ni mucho menos… Sino que su manifestación ha cambiado de dirección.

Durante la Primavera y el Verano, la vida, la energía comenzaba a surgir del entorno para envolver a todos los seres, elementos y cosas. Lo exterior se encargaba de hacer funcionar a lo interior. La calidez de los días, el Sol omnipresente, las noches cortas, las temperaturas agradables, hicieron que los primeros brotes aparecieran, que los animalillos salieran de sus madrigueras, que tú sintieras un placer especial en dar un paseo por los verdes jardines de tu ciudad. La vida, la Naturaleza te invitaba  con ella a celebrar toda esa explosión de energía y tú danzabas y te dejabas llevar por ella…

.. Y ahora, sin embargo, parece que toda esa energía, esa explosión de colores se ha replegado, ha desaparecido. Sin embargo,tú sabes que eso no es posible, sabes que la energía no se crea ni destruye:  solo se transforma. Ahora vemos la tierra árida, el árbol sin hojas, la soledad en el paisaje y, sin embargo, hay una vida bullendo en cada uno de esos elementos. Dentro de la corteza del árbol, bajo la tierra húmeda, hay un centro potente de energía, una potencialidad que no ha desaparecido, que aún permanece, y que permite que la Existencia siga su curso.

La energía de la Existencia, ahora fluye de dentro hacia fuera. Ahora se encuentra como potencialidad, esperando a florecer, dando luz y vida interior para que el árbol que parece Seco, en Primavera brote verde y hermoso…

Y de igual manera, en tu interior sucede lo mismo. Ahora es el momento en que tu organismo se encuentra en pleno rendimiento. El frío del invierno activan tu organismo para mantener el calor en tus órganos. Tus extremidades se sienten más frías porque toda la sangre fluye hacia el centro de tu abdomen, donde se encuentra todo lo importante en tu organismo. Tu nariz se pone colorada  y tus manos permanecen ateridas. La energía ahora se mueve hacia el centro, y es desde ese centro de donde ha de irradiarse.

Ahora tú eres el centro, la luz que alumbra toda la Existencia. La Existencia te dio en su momento su luz, de lo general, a lo particular; sin embargo, tú ahora has de ser quien ilumine a la Existencia prestando en ella todas tus simientes que la embellezcan.

En el Invierno, es el momento en que los frutos que has sembrado durante el otoño son seleccionados y cultivados, para que broten en un nuevo ciclo. Todo tu ser se prepara para ello.

El Solsticio de Invierno es el momento en el que ya, por fin, las tinieblas y la noche comienzan a ceder espacio al Invicto sol, y que comience a resurgir y a iluminar, poco a poco, los días y a vencer a esa Noche Perpetua.

En la tradición, desde tiempos inmemoriales y en todas las culturas es ahora cuando debemos hacer una lista de todos nuestros buenos propósitos y deseos durante el año. ¿Qué deseas que suceda en ti? ¿Qué has decidido sembrar en ti? Es momento de sembrar, de escribir en papelitos aquello que queremos en nuestra vida y sembrarlo en alguna maceta como símbolo de fructificación.

 

¡Demos la Bienvenida al Invierno y a todas las maravillas que esta estación nos trae!

 

Las imágenes pertenecen a la fotógrafa Laura Ballesteros

Anota tus pensamientos

avatar
  Suscribir  
Notificar de