Paschimottanasana | Postura de la Pinza

El otoño, que nos dispersa la mente, invita a crear momentos de introspección. Hemos ido recorriendo semana tras semana distintas asanas que nos han permitido abrir, flexibilizar y equilibrar el cuerpo y la mente, y ahora nos adentramos a la profunda flexión a través de Paschimottanasana, creando en nosotros una mente introspectiva y una conciencia de nosotros mismos. Activando nuestra energía raíz para llevarla hacia el despertar de la consciencia. Disfrutemos esta semana de Paschimottanasana o la pinza.

¿Cómo se ejecuta?

Sentados desde Dandasana,  inspira y al exhalar, lleva tus manos a la posición de Namasté o saludo. Al igual que cuando hacemos saludo al sol, toma ahora una inspiración y lleva tus brazos hacia arriba, abriendo bien el pecho y sintiendo que todo tu tronco se elonga. Comienza a exhalar suavemente y a llevar tu tronco hacia delante, bajando desde las caderas, y con tus manos, intenta alcanzar los pies.

Si no te es posible alcanzar tus pies, simplemente descansa allá donde tus manos lleguen, o bien flexiona las rodillas para que puedas tomar tus pies. Otra opción es utilizar un cinturón de yoga, o cualquier elemento similar (un fular largo y resistente o el cinturón de un albornoz…), con el que rodear tus pies y que te sirva de soporte para la flexión.

[INSERT_ELEMENTOR id=»3462″]

Puntos claves

[INSERT_ELEMENTOR id=»3471″]

Lo que transmite, lo que significa

Paschimottanasana, significa literalmente “la postura del Oeste”. El pensamiento yóguico estipulaba que el Oeste se correspondía con la zona posterior del cuerpo, y el Este, con la zona anterior. El Oeste se ha identificado con lo oculto, con las sombras, con “la otra cara” y también con el Otoño, estación de transformación, de cambio, y de camino hacia el fin. Cuando practicamos Paschimottanasana, mostramos al mundo nuestro lado oculto, nuestra sombra. Nuestra mente se recoge en la suave flexión, que mantiene activa, pero en un segundo plano, nuestro plano consciente (la zona anterior del cuerpo) pero que deja paso al lado Inconsciente de nosotros: la espalda.

De esta forma, nuestra mente, con ayuda de la posición del cuerpo, comienza el periplo hacia lo interior y hacia lo desconocido: es el momento de mirar hacia dentro, de dejar que afloren en nosotros el poder de lo subconsciente, ese mundo onírico y revelador que se alberga en nuestro interior y que tantas veces determina nuestra vida.

Paschimottanasana pone de manifiesto todo ese mundo, lo activa, lo estimula, le da presencia. Invita a la reflexión, a la paz y a la calma, como un dulce sueño para nuestra mente, como un modo de encontrarnos a nosotros mismos, a través de nosotros mismos…

¿Qué beneficios aporta?

La flexibilidad y tonificación de nuestros músculos posteriores (espalda, piernas y brazos) y de la columna vertebral, es algo evidente a simple vista. Pero, además, la profunda flexión hacia delante  y nuestra respiración va a ejercer un suave masaje en nuestros órganos, lo que va a permitir que se tonifiquen y que funcionen con la máxima eficacia: problemas en el sistema digestivo, como estreñimiento o leves dolencias digestivas, pueden verse aliviados gracia a Paschimottanasana. Para las mujeres, esta asana es excelente en caso de menstruaciones dolorosas y abundantes, regulando el ciclo y ejerciendo un masaje suave en los órganos pélvicos que pueden aliviar el malestar, la hinchazón y los dolores.

Swami Swatmarama, en su Hatha Yoga Pradipika, nos cuenta que practicar esta asana ayuda a reducir la grasa localizada en el abdomen.

Esta asana de interiorización, nos invita a calmar nuestra mente, de forma que personas con problemas de ansiedad, angustia o estrés, van a encontrar en la Pinza, una gran aliada, que le permita centrar la mente, y, sobre todo, tranquilizarla, dándole un descanso de todo el vaivén de la jornada y de la vida. Por lo que se convierte en una gran aliada nuestra en épocas de estrés.

La energía va a fluir por toda nuestra columna. Cada uno de los chakras se van a ver estimulados, pero, sobre todo, nuestros chakras raíces: Muladhara y Swadhisthana, que aquí van a verse poderosamente activados, otorgándonos todos los beneficios que ello conlleva: con los pies en la tierra, y afianzando nuestros lazos afectivos, sintiéndonos parte del mundo y de nuestra especie.

¿Alguna contraindicación?

No existen contraindicaciones. Tomando las precauciones necesarias y sin forzar las articulaciones, Paschimottanasana es accesible a todo el mundo; no obstante, como decimos siempre, en caso de que tengas duda, consúltalo con tu médico antes de ejecutar cualquier asana.

 

Hari Om

Anota tus pensamientos

avatar
  Subscribe  
Notify of