Tadasana | La postura de la Montaña

Tadasana, la Montaña, es, junto con Samasthitiḥ, la postura básica de yoga para estar de pie. Desde ella avanzamos de un âsana a otra, y en ella volvemos al origen, al principio. La correcta alineación en Tāḍāsana es importante ya que va a influir en todo nuestro cuerpo, órganos y mente. Se convierte, pues, en el âsana imprescindible para poder avanzar en nuestro sendero. En este artículo os voy a explicar detalladamente cómo se hace la postura y qué elementos tenemos que tener en cuenta para realizarla con seguridad.

Nombre en sánscrito: 
ताडासन
Transliteración:
 Tāḍāsana
Traducción:
Postura de la montaña.
Clasificación:
Postura básica. Postura de relajación. Postura de equilibrio.
Nivel:
Básico.

Cómo se hace Tadasana

Lo primero que has de hacer es colocarte de pie, y poco a poco vamos a ir recorriendo mentalmente -incluso mirando- cada parte de nuestro cuerpo para ajustarlo completamente a la posición erguida y correctamente alineada. Concéntrate en cada uno de los pasos para que no los pases por alto, pues a veces tenemos la mente dispersa y se nos olvida dónde estamos. A continuación vamos a ir repasando los puntos más importantes de la postura de la montaña.

Tāḍāsana paso a paso

  1. Separa los pies a la altura de las caderas, trazando una línea imaginaria entre el centro del pie y los iliones.
  2. Mantén las rodillas extendidas, sin bloquear la articulación.
  3. Muslos fuertes, realiza una rotación de la cara interna de los muslos hacia atrás (rotación interna) y “separa” los isquiones.
  4. Ancla el coxis a la tierra y eleva el ombligo para mantener la pelvis neutra.
  5. Alarga la columna, crea espacio en los lados del cuerpo.
  6. Mantén los hombros relajados y dirigidos ligeramente hacia atrás.
  7. Alarga también los lados del cuello.
  8. Mantén la coronilla alineada con el cielo, para ello, inclina la cabeza ligeramente hacia delante.

Dónde mirar en Tāḍāsana (dṛṣṭi)

Una vez que has realizado la postura de Tāḍāsana, puedes focalizar la mirada en diferentes puntos:

  • En el horizonte o en un punto fijo frente a ti.
  • En la punta de la nariz.
  • En el entrecejo.
  • Puedes mantener los ojos cerrados y percibir el cuerpo interior.

Variantes de Tāḍāsana

La postura de Tadasana puede presentar muchísimas variantes. Todas parten del mismo punto, que es realizar la postura en bipedestación, a partir de aquí algunas variantes que podemos realizar son:

  • Mantener los pies totalmente juntos o bien separarlos a la anchura de las caderas.
  • Mantener los brazos pegados al cuerpo, con una postura compacta (en la versión de Tāḍāsana de Iyengar).
  • Elevar ambos brazos hacia arriba, completamente extendidos.

Diferencia entre Samasthitiḥ y Tāḍāsana

En el Yoga solemos diferenciar entre Samasthitiḥ y Tāḍāsana, aunque en realidad son muy muy parecidas las dos. Las dos son postura de bipedestación, pero a diferencia de Tadasana donde normalmente se suelen llevar los brazos junto al tronco y los pies altura de las caderas o juntos, en Samasthitiḥ , las manos irán juntas en Anjali Mudrâ, con los antebrazos paralelos a la tierra y los pies separados a la altura de las caderas.

Cómo se hace Tāḍāsana con Props

Aunque su ejecución es muy sencilla, es posible que algunas de las indicaciones sean difíciles de comprender. Por eso, el uso de algunos elementos pueden ser muy adecuados.

Como se explica en el vídeo, una manera de comprender el movimiento de los muslos hacia atrás, es colocando un ladrillo o bloque de yoga entre las piernas, de esta manera podremos dirigir la cara interna de los muslos hacia atrás y comprender mucho mejor el movimiento.

Otro de los elementos adecuados es el uso de una pared, sobre todo para personas que puedan sufrir cansancio y necesiten apoyo.

Qué significa Tāḍāsana y qué transmite.

Tāḍāsana, la Montaña, es una postura de firmeza. Nos transformamos en un elemento natural inamovible, majestuoso, situado entre la tierra y el cielo. Del mismo modo, nuestro espíritu se libera de las dudas, de las incertidumbres. Del mismo modo, nos mantenemos imperturbables, como montañas, cuando en la vida aparecen situaciones que pueden desequilibrarnos. Cuando llega el momento de tomar una decisión, Tāḍāsana nos enseña a no tambalearnos.

Tāḍāsana trabaja especialmente con Muladhara Chakra, el Chakra raíz, así como vence el obstáculo de la indecisión.

Los beneficios y las contraindicaciones de Tadasana

Una correcta alineación postural nos influye de muy diversas maneras y todas ellas de forma positiva.

La correcta alineación permite que el peso del cuerpo recaiga realmente donde debería: en las articulaciones. Cuando estamos desalineados, la fuerza de la gravedad incide en zonas del cuerpo no preparadas para ello, eso implica que comencemos a sobrecargar zonas que no están diseñadas para ello: las articulaciones, pues, para compensar, deben desviarse, la postura se “tuerce” o se sobrecarga e otros lugares, originando tensión, molestias, dolor…

Pero además, podemos ejercer presión en determinados órganos que se ven afectados por estas desviaciones. Al alinearnos correctamente, estamos liberando a nuestros órganos pélvicos, abdominales y torácicos de la posible presión ejercida por la gravedad, les estamos dando espacio.

Ello implica que respiremos mejor, que nuestra capacidad pulmonar aumente, que la sangre, por ende se oxigene mejor, y que el oxígeno llegue a nuestros órganos, de manera que puedan ejercer un mejor funcionamiento: la digestión se hace menos pesada, más efectiva, las heces no encuentran tantos obstáculos para abandonar el cuerpo, previniendo dolencias como el estreñimiento. Los órganos sexuales se expanden, evitando por ejemplo que las menstruaciones sean más dolorosas.

Erguirnos correctamente nos aporta claridad mental, mayor concentración y positividad.

Nuestros canales energéticos se encuentran desatascados, funcionando con plena energía.

No existen contraindicaciones para esta postura cuando su ejecución es correcta. Eso sí, si no estamos acostumbrados necesitaremos movernos para soltar.

2 Comentarios

  1. Ricardo M

    Muy buena explicación. Gracias

    Responder
    • @miriam

      Me alegro mucho, Ricardo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.